ACV

accidente cerebro vascular

PERIODO PREPATOGENICO DEL ACV

PERIODO PREPATOGENICO

AGENTE

NATURALEZA: la causa principal de desarrollar un accidente cerebro vascular se le atribuye al hecho de antecedentes de hipertensión arterial, además de enfermedades cardiacas, enfermedades sistémicas (coagulación intravascular diseminada, trombocitopenia, leucemia, etc.), trombosis venosa cerebral, infartos con transformación hemorrágica (pensar en embolias, principalmente en la séptica), vasculitis cerebral (primaria o secundaria), colesterol alto, diabetes,  píldoras anticonceptivas pueden causar coágulos sanguíneos, y el consumo de cocaína, el consumo excesivo de alcohol, un traumatismo craneal y trastornos hemorrágicos incrementan el riesgo de sangrado dentro del cerebro.

 CLASIFICACION: Desde el punto de vista patogénico el accidente cerebro vascular (ACV) isquémico se clasifica en trombótico, embólico, lacunar y de causa desconocida. Cada uno representa un 20% de los ACV. El otro 20% corresponde a hemorragias. Como siempre ocurre en medicina, existe un 2% adicional de otras causas de infarto cerebral.

CARACTERISTICAS FISICAS Y QUIMICAS: Tras el diagnóstico de un ictus agudo daremos paso al tratamiento. Este incluye tanto la antiagregación o anticoagulación en los infartos de etiología isquémica, como la prevención de la aparición de complicaciones médicas. Estas últimas son muy temidas, dado que empeoran el pronóstico de la enfermedad. Dichas complicaciones y medidas para prevenirlas son:

  • Ulceras por presión: se cubrirá las zonas de presión con vendajes o almohadillado para evitarlas.
  • Trombosis venosas profundas y embolia pulmonar: la movilidad precoz de los miembros inferiores y la utilización de anticoagulantes, evitará la creación de trombos y la posible llegada a los pulmones.

Neumonía por aspiración e infecciones respiratorias: se ven favorecidas por afectación neurológica del mecanismo de la deglución y por la inmovilidad, que provoca una disminución de la expulsión de las secreciones bronquiales.

HUESPED

EDAD: a medida que las personas van envejeciendo son más propensos a desarrollar un ACV esto se le atribuye en gran medida al endurecimiento de las arterias a través de los años.

SEXO: los hombres son más propensos a desarrollar un ACV especialmente en aquellos que han sufrido de HTA durante una buena parte de su vida, las mujeres durante el embarazo o en la semana posterior a este tienen un alto riesgo de desarrollar un ACV.

HERENCIA: cuando el accidente se le atribuye el hecho de HTA o DIABETES MELLITUS puede ser trasmitido de generaciones hasta el tercer grado de consanguinidad ya que estas dos patologías son altamente trasmitidas en genes, aunque en gran parte el desarrollo de un ACV depende especialmente de un estilo de vida saludable el cual se mencionara mas adelante en la parte de prevención.

COSTUMBRES: los malos hábitos alimenticios como el consumo en exceso de grasas o de alcohol y cigarrillo incrementa el riesgo de sufrir un ACV.

RAZA: hay mayor frecuencia de enfermedad oclusiva extracraneal en la raza blanca y la preferencia de 
lesiones ubicadas en la carótida supraclinoidea y en la arteria 
cerebral media en la raza negra.

MEDIO AMBIENTE

PROMOCION DE SALUD

Para ayudar a prevenir un accidente cerebro vascular:

  • Se aconseja hacerse un examen para presión arterial alta al menos cada dos años, especialmente si hay antecedentes familiares de hipertensión arterial.
  • Hacerse un chequeo para colesterol. Si la persona está en alto riesgo, el colesterol “malo” LDL debe estar por debajo de 70 mg/dL.
  • Asegurarse de seguir las recomendaciones de tratamiento del médico si la persona presenta hipertensión arterial, diabetes, colesterol alto y enfermedad cardíaca si se presentan
  • Seguir una dieta baja en grasas
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio en forma regular: 30 minutos al día en caso de no tener sobrepeso y de 60 a 90 minutos al día en caso contrario.
  • No beber más de 1 a 2 tragos de alcohol por día
  • La terapia con aspirina (81 mg al día o 100 mg cada dos días) actualmente se recomienda para la prevención de accidente cerebro vascular en mujeres menores de 65 años, en tanto los beneficios superen los riesgos. Esta terapia se debe considerar para mujeres de más de 65 años únicamente si su presión arterial está controlada y si el beneficio es mayor al riesgo de sangrado gastrointestinal y hemorragia cerebral. La persona debe preguntarle al médico si la aspirina es buena para ella.INICIOS DE ACV

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: